Aprende a decir que NO

Actualizado: 2 de jul de 2020

Saber decir que no es una de las mejores cosas que nos puede pasar, ¡pero cómo cuesta!


Aprende a decir que NO

Yo, Jesu, me independicé en el año 2011 con la idea de armar mi propia agencia de marketing digital. En esa época acababa de terminar 2 posgrados, uno de Social Media y otro de Community Manager. Empecé a tocar puertas de personas que había conocido de mi vida pasada en la corpo hasta que una de ellas me dijo que las redes de su empresa las tenía cubiertas pero que necesitaba alguien que le hiciera las promociones y eventos de la marca. Dado que era un rubro con el que estaba muy familiarizada acepté. Y mi agencia de social media, se convirtió de un día para otro en una agencia de eventos. Me fue muy bien a nivel económico pero no era mi plan ni lo que quería hacer. Durante el 2019 estaba pensando en reconvertir mi agencia y entonces llegó la posibilidad de trabajar con Ceci. Eso fue lo que me ayudó a tomar la decisión, decirle adiós a mi marca anterior y empezar de cero sabiendo todo lo que NO quería hacer. No me arrepiento del camino recorrido, porque todo lo pasado fue el aprendizaje que me trajo hoy hasta acá.


"Cuando dices sí a los demás, asegúrate de no decirte no a ti mismo" Paulo Coelho

Cuando ideamos IKIGAI nos sentamos juntas a pensar qué servicios si y qué servicios no. Cuando llegaron las primeras consultas, algunas eran por servicios que teníamos la capacidad de hacer, pero que habíamos acordado NO ofrecer. Lo conversamos y nos mantuvimos firmes. Pasaron los meses y llegaron los clientes que SI. Y aquí estamos como perro con dos colas, trabajando cada vez con más proyectos.


Queremos derribar algunos mitos:

  • Decir que No no te cierra puertas, te abre sólo las que estás interesada en abrir.

  • Decir que No no te hace sentir mal, por el contrario te hace sentir genial una vez que lo hiciste.

  • Decir que No no hiere lo sentimientos de las personas. Siemplemente es decirles que lo que te proponen no te interesa.

  • Decir que NO no te hace más débil, sino que te empodera. No accedes a los pedidos de los demás sino que tomás tus propias decisiones.

Si recién estás empezando y no tenés una idea muy clara de lo que querés, posiblemente sea momento de decir que sí a todo. Como en la película “Si, señor” de Jim Carrey donde después de ir a una convención el personaje Carl tiene que decir a todo que sí, llevándolo a lugares impensados. Pero, si tenes una idea clara de hacia dónde querés ir empezá a usar el NO y vas a llegar mucho más rápido.


"La diferencia entre las personas exitosas y las personas realmente exitosas es que las personas realmente exitosas dicen no a casi todo". Warren Buffett.

¿De qué forma decimos que no?


Simple y sin demasiadas explicaciones. Cuando digas que No, no te justifiques por demás. Un simple: “gracias, pero no estoy interesada” o “disculpame, pero no puedo hacerlo” son suficientes. No te hagas cargo de los pedidos de los demás como si fueran tu deber. Vos podés elegir que cosas SI y que cosas NO. Mantenerte firme ante reiterados pedidos también es importante, le va a dar valor a tu palabra y en el futuro te va a hacer el proceso más corto y simple.


Cuando decís que NO en tu cabeza suenan algunos de estos pensamientos:

  • Si digo que no, no me van a querer / llamar más

  • Si digo que no soy una egoísta

  • Si digo que no van a pensar que soy una inútil / que no puedo


Si la respuesta fue SI, acá te dejamos algunas afirmaciones positivas para que repitas:

  • Digo que NO porque soy dueña de mi tiempo y mis acciones. Tengo el derecho a elegir en función de mis deseos y necesidades y no en función a las de los demás.

  • Digo que NO porque me quiero y me priorizo. Si yo no me pongo en primer lugar nadie lo va a hacer por mí.

  • Digo que NO porque no soy una superheroína que todo lo puede. No quiero vivir más al límite sintiéndome sobrepasada continuamente para demostrarle a los demás que puedo.

Repetilas como un mantra para alejar al monstruo de la culpa y la inseguridad. Como todo, decir que NO requiere de práctica. Pero cuando lo hagas y te des cuenta que hacerlo te hace sentir bien se va a volver un hábito tan normal como respirar.


"Es un gran mal no saber decir con resolución sí o no". Otto von Bismarck.

¿Te cuesta mucho decir que no?


Te leemos :)

68 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo