Lo perfecto es enemigo de lo posible ✔


¿Qué diferencia a las personas que hacen de las que no? La capacidad de entrar en acción. Ahhh pero que obviedad, Ceci y Jesu se mataron pensando…


Es cierto que es obvio, pero eso no lo hace menos real. Cuando querés alcanzar la perfección te quedás en la planificación y las ideas, pero nunca ejecutás. 🤷‍♀️ Esto es así en todos los ámbitos de la vida. La planificación es necesaria para que no vayas a los tumbos en cualquier proyecto que encares, pero sobreplanificar hace que nunca puedas pasar a la acción. Ahí es donde empezás a perder el entusiasmo.


“Si no te avergüenza la primera versión de tu producto, es porque lo lanzaste demasiado tarde”. Reid Hoffman

Para que puedas dejar de rumiar ideas y poner manos a la obra, acá te damos 5 tips necesarios para hacerlo todo un poco más fácil.


#1 - Dejar de ver el bosque y empezar por la semilla.🌱


Imaginate que querés lanzar un nuevo producto o servicio. Parece una tarea titánica, ¿a que sí? Hay tanto en qué pensar, el desarrollo, el testeo, costos, plan de marketing para el lanzamiento, publicidad… ¡bastaaaaaa paren el mundo que me quiero bajar! 🤯 Ya te atosigaste antes de empezar siquiera. El resultado: tu cerebro se sobrecalentó y no quiere mover.


Entonces empezá a desglosar de la idea principal a distintas áreas de proyectos, hasta llegar a las micro tareas de esas distintas áreas. ¿Ves como poniendo el foco en cada una de esas tareas todo el proyecto parece factible, en vez de un monstruo dispuesto a robarte el alma?


Para este tipo de ejercicio, aplicaciones como Trello o Asana son ideales. Estas herramientas te van a permitir desarmar proyectos enteros en tareas ejecutables y asignarles una fecha en el calendario para que dejen de ser ideas y se conviertan en metas a cumplir.



#2 - Pensar qué es lo mejor que podría pasar.💭


Este es un ejercicio que nos EN-CAN-TA. Afróntémoslo, así como las placas rojas de Crónica TV nos atraen como la miel a las moscas, la fatalidad es mucho más seductora que los escenarios positivos. Entonces, mientras pasamos horas y horas imaginando las posibles desgracias a las que nos enfrentaríamos en caso de probar y/o hacer algo nuevo, nosotras le damos vuelta a la tortilla. ¡Claro que sí!

¿Qué hacemos? Le dedicamos el mismo tiempo (o más) a pensar en todas las cosas maravillosas que nos podrían pasar en caso de animarnos a concretar esa idea que estamos planeando. Te podemos decir que siempre nos quedamos cortas. Nos han tocado la puerta oportunidades que ni esperábamos o estábamos buscando. Sólo por el hecho de animarnos y salir al mundo. Helloooooo, ¿todavía no estás convencida? No te preocupes, tenemos 3 tips más.



#3 - Investigar modelos exitosos. 🕵️‍♀️


La pólvora ya fue inventada y tampoco es necesario que seas la nueva Elon Musk (a menos que ese sea tu propósito). Queremos decir que hay muchas personas haciendo lo mismo que vos querés hacer, pero seguramente no lo harían tan bien como vos (giño, guiño).


Fijate cuáles son los modelos de negocios exitosos que podés replicar en el tuyo. ¡Ojo! No confundir con copiar contenido, mensajes, propiedad intelectual, etc. Simplemente emular estrategias que hayan funcionado y puedas aplicar a tu marca. Eso va a acortar tu camino de aprendizaje y te va a dar mayor seguridad.



#4 - Perderle el miedo a la imperfección y al error.


A veces se gana y a veces se aprende. ¿Cuántas veces escuchaste esta frase? Millones, ok. Ahora decinos, ¿Cuántas veces realmente la aplicaste? Cero. Le tenemos terror al error (nos salió con versito y todo 😜). Nos da miedo equivocarnos, el qué dirán, quedar mal y la lista de autocastigos sigue y sigue.


La única forma de aprender, es equivocarse darling. Por poco que te guste, es así desde que eras un pequeño retoño y te caíste 800 veces antes de poder dar el primer paso. Y sin embargo hoy caminas hermoso. Date la oportunidad de equivocarte y cuando eso suceda no te castigues. Pensá qué podés mejorar la próxima vez. Menos látigo y más palmaditas en la espalda. Te dejamos esta frase para que te la repitas: “Lo hiciste lo mejor que pudiste, la próxima lo vas a hacer mejor”.


#5 - Disfrutá del proceso. 🔁


Que el camino sea gozoso y no odioso (cómo estamos con las rimas, ¡mamita! 🤡). Hacer del proceso de aprendizaje una instancia satisfactoria ayuda y mucho. Estamos tan desesperadas por alcanzar la meta que nos olvidamos que al llegar, la disfrutamos 5 minutos antes de ponernos una más alta. Así es el homo sapiens, mi ciela.


Mirá para atrás seguido, iniciando desde el punto de partida hasta donde estás hoy. ¿Viste todo lo que lograste? Te proponemos que imagines que estás en una ceremonia de premios Oscar, Golden Globe, Grammy, lo que sea y des un discurso agradeciendo el reconocimiento. Te lo merecés.


Ahora queremos saber si después de toda esta arenga y estos tips infalibles (#ponele) estás lista para pasar a la acción.


Ceci y Jesu 👯‍♀️

Entradas Recientes

Ver todo