Testimoniales: tu herramienta de venta más poderosa 💪



Los testimonios o testimoniales de clientes son tu mejor herramienta de ventas. ¿Por qué? Porque cuando nosotras lanzamos un producto o servicio y te contamos de sus bondades vos podés optar por creernos o por pensar que estamos haciendo autobombo 🥁.


En cambio, si una o varias clientas nuestras cuentan cómo nuestros cursos o asesorías les dieron herramientas para transformar sus emprendimientos, eso ya tiene otro color. Según estudios el 96,5% de consumidores busca la opinión de otros usuarios antes de comprar online. Como leíste, casi el 100% de las personas evalúa las opiniones antes de adquirir un producto. Las opiniones positivas, influyen en un 59% al momento de tomar la decisión de compra. Con estos números ya no podés dejarlos de lado. Y te tiramos otro dato más, el 63% de los usuarios afirma que está dispuesto a pagar hasta un 15% más por una buena experiencia 🤑.


¿Qué tiene un buen testimonio?


Primero y antes que nada, datos reales. Fabricar testimonios de clientes no es una buena práctica. Es como hacerte trampa jugando al solitario. Si no tenés clientes dispuestos a darte un testimonio feliz, es hora de revisar la calidad de tus productos o servicios. Poner el nombre y apellido, o arrobarlos en su cuenta de Instagram va a hacer que el testimonio tenga credibilidad.


Pediles que cuenten un beneficio concreto de tu producto. No si “es lindo” o “es maravilloso” porque esos son opiniones subjetivas. Ahora si por ejemplo: una usuaria dice que nuestros curso de e-mail marketing le dio herramientas para mejorar la performance de sus campañas en un 30%, ese es un beneficio real.


Encontrá los puntos de dolor de tus clientes. Pediles que cuenten qué problema o inconveniente vino a resolver tu producto o servicio. Imaginemos que vendes productos para el cabello. El testimonial puede decir algo como: “Antes de probar la mascarilla de aloe, tenía el pelo seco y lleno de frizz.”

¿Cómo hacer un testimonial?


1. Podés pedirlo a clientes con los que tengas confianza, esos que vos sabés que son tus embajadores de marca. Otra forma es agregar una caja de comentarios en tu tienda online para que los compradores puedan dejar sus reseñas. También podés hacerlo de forma masiva por medio de una campaña de e-mail marketing, armar una encuesta o formulario simple te llevará pocos minutos. No te olvides de incluir el campo de nombre y apellido, red social y/o ciudad para que luego acompañe tu testimonio. Explicales por qué es importante conocer su opinión (también te va a servir para conocer aspectos a mejorar de tu negocio) y después pedí el consentimiento para publicarlo.


2. Cuando armes el formulario de contacto, asegúrate que las preguntas apunten a que te cuenten en qué aspectos les cambió la vida haber comprado tu producto o servicio. Poniendo el ejemplo de nuestros cursos, no es lo mismo que alguien diga: "el curso está buenísimo, lo disfruté un montón". A que diga: " desde que hice el curso me organizo mejor, en 2 días pude planificar el contenido de todo un mes ahorrándome muchas horas de trabajo". Cuantos más datos puntuales puedas conseguir, es mejor. Otra forma muy efectiva es pedirles que te envíen videos donde se vea al usuario con el producto o hablando del servicio. También podés pedir fotos para acompañar tu testimonio. No ofrezcas regalos o incentivos para obtener los testimoniales, puede ser visto a modo de “pago” y la idea es que sean lo más honestos posibles.


3. Ahora ya tenés un montón de clientes felices hablando maravillas sobre tu marca. Entonces es momento de publicarlos en tu web o redes sociales para que los demás usuarios los puedan ver. No te excedas con el autobombo, pero dejarlos en historias destacadas no está nada mal. Si tenes el usuario de Instagram de quien te dio el testimonio, etiquétalo para darle mayor credibilidad.


¿Vos ya implementaste esta herramienta? Contanos cómo lo hiciste o pensás hacerlo.

99 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo